antoniosolera

Respuesta del presidente a un contribuyente que ama su país

Estimado don Antonio Solera:

He leído su carta con el corazón y veo reflejado en ella los deseos de todos y todas las costarricenses. Comparto su preocupación de que cada colón aportado en impuestos sirva para los mejores fines y valga la pena: educar a nuestros niños y jóvenes, cuidar comunidades, mejorar a la justicia, construir carreteras, prevenir y atender las enfermedades, financiar a la democracia, proteger a los bosques.

En mi Gobierno estamos haciendo el mayor esfuerzo para que así sea. En el presupuesto del 2016 más del 75% de los salarios incluidos en la planilla del Estado son para educadores, policías y funcionarios judiciales. Los gastos de 10 ministerios bajarán y en otros nueve el incremento será menor que la inflación prevista. Reducimos muchísimo gastos controlables como el de publicidad (36%) o viáticos para viajes al exterior (30%), congelamos partidas como alimentos o el reconocimiento de la dedicación exclusiva y renegociamos convenciones colectivas, para combatir excesos.

Estamos empeñados en que la mayor parte posible de cada colón pagado en impuestos por las y los costarricenses se dedique a construir la Costa Rica que usted y yo queremos: un país educado, próspero, seguro, productivo e incluyente.

Sin embargo tenemos un problema muy grave de evasión fiscal. Le doy un dato: calculamos que la cantidad total de impuestos que evitan pagar algunos compatriotas equivale al 7,7% de todo lo que produce el país. Sumado a eso, el total de impuestos que recauda Costa Rica apenas llega al 13,2% de la producción nacional, cuando en los países desarrollados es del 25%. Corregir estas situaciones es indispensable para bajar la cantidad de dinero destinado a pagar deudas (31% del presupuesto) y tener más plata para mejores escuelas, carreteras y viviendas de interés social.

Entiendo su molestia cuando el Gobierno ha señalado a algunos profesionales como más propensos a la evasión. Usted cumple con todas sus obligaciones pero muchos otros no: el 71% de los informáticos que ejercen su profesión de manera liberal declaró cero impuestos en el 2015, o el 55% de los médicos y abogados. Y los montos promedio de impuestos pagados por profesionales liberales no sobrepasaron los 50.000 colones anuales

Eso no es justo. Quien evade impuestos le roba a quienes menos tienen y obliga al Gobierno a pedir dinero prestado dentro y fuera del país. Eso provoca que las tasas de interés aumenten y se encarezcan las cuotas de pago de los préstamos para productores y consumidores.

Por eso impulsamos el proyecto de ley para combatir el fraude fiscal, que cerrará portillos a los evasores y permitirá mejorar la recaudación. Pero como en los últimos ocho años los gastos del Gobierno han crecido, mas no los ingresos, también pedimos a las diputadas y diputados que aprueben los proyectos de ley para crear el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y reformen el impuesto sobre la renta. Con el IVA se le devolverá lo pagado por ese impuesto al 40% de la población de menores ingresos, y el de renta no implicará cambios para el 97% de los contribuyentes. Así, con esa serie de iniciativas, y otras, pagarán más quienes más tienen. Pero si el país no aprueba esos proyectos podría entrar en una situación muy complicada que disparará las deudas del Estado y obligaría al Gobierno a recortar programas importantes.

Estimado don Antonio, el esfuerzo en el pago de impuestos de todos y todas las costarricenses obliga al Gobierno a mantener y fortalecer nuestra actitud de rendir cuentas constantemente a la población, ser transparentes y combatir la corrupción, cada día en cada gestión que emprendamos.

Este fin de año, miles de servidores públicos brindarán los servicios necesarios para que el resto del país esté seguro y pueda disfrutar del receso sin sobresaltos. En el 2016, si Dios quiere, continuaremos trabajando para que usted, su familia y su comunidad tengan mejores servicios, para que cada colón que usted aporta en impuestos valga la pena.

 

Luis Guillermo Solís Rivera
Presidente de la República

 

 

antoniosolera